Tiempo de desconexión

Hoy os traemos un reto para el periodo de vacaciones que se aproxima.  Se trata de seleccionar los estímulos y nutrientes que vamos a permitir que accedan a nuestra mente durante el periodo estival. ¿Os apetece?

La propuesta consiste en programar una desconexión de al menos quince días de las tecnologías. Sin televisión, sin radio, sin ordenador, sin conexión a internet, sin revisar mails y con el móvil apagado (únicamente encendiéndolo una vez al día para comprobar las llamadas)

Si no lo soportamos, si lo vivimos muy mal y rompemos el periodo de desconexión es señal de que estamos apegados y dependemos de las tecnologías. Si ocurre así vale la pena reconducir la situación porque a la larga tendrá un impacto importante en nuestra vida y afectará a nuestras relaciones personales y familiares. Si aunque sea difícil perseveramos, se empezarán a reactivar nuestros sentidos.

Hay mucho de lo que podemos disfrutar: observar los pequeños detalles, respirar con mayor profundidad, gozar no haciendo nada, notar los cambios de luz al pasar el día, detectar los diferentes sonidos que nos llegan, etc. Es estar en el aquí y en el ahora.

Esta desconexión es parecida a un “spa” de drenaje emocional, un espacio reparador y reequilibrante urgente en medio de tanta vorágine de ruidos e informaciones que  nos bombardean continuamente.

¿Os sumáis al reto?

1

Nos encantará conocer los resultados una vez finalizadas las vacaciones, os invitamos a compartirlos en esta comunidad virtual que supone el blog. Os deseamos un verano reparador, repleto de energías emocionalmente ecológicas como el amor y la voluntad y libre de tóxicos.

 

Anuncios

Mirando a las estrellas

– ¿Qué es el proyecto?

– Es algo que has de imaginar. Y después de haberlo imaginado, lo debes fabricar. Es algo parecido a un puente. Tú puedes ir de un lado a otro, pero no lo puedes hacer si antes no lo construyes. Al otro lado del puente se halla lo que buscabas. Sin proyecto, el destino se te escapa de las manos como una cometa en un día sin viento.

Susana Tamaro (Fragmento de Tobías y el Ángel)

metas estrellas

Todo aquello que hemos construido y conseguido, primero ha sido una idea o un sueño. Debemos permitirnos soñar y también ser ambiciosos al fijarnos nuestros objetivos. Se dice que las metas son como las estrellas, que siempre están fijas, y que las adversidades son como nubes, temporales y pasajeras. Por eso es importante fijar nuestra mirada en las estrellas y mantener los pies bien anclados en el suelo.

La imagen mental que nos hacemos de aquello que realmente queremos conseguir provoca que, poco a poco, uno vaya dando pasos que lo van acercando a su objetivo. De ahí la importancia de pensar en grande y en positivo. Uniendo fuerza mental, pasión, ilusión, voluntad, fuerza, trabajo y esfuerzo, pocas cosas se pueden resistir.

¿Qué haces para explorar lo que sueñas, deseas y realmente quieres?

Finalizamos año

Finalizamos año, cargados de nuevos y buenos propósitos. Es el momento de renovar nuestro  compromiso con nosotros mismos, con los demás y con el mundo.

¿Por qué no nos planteamos cómo podemos hacer para ser y vivir de una forma más sostenible emocionalmente? ¿Cómo voy a nutrir mi ser emocional? ¿Qué vitaminas y abonos voy a emplear?

Todos nosotros estamos expuestos a la contaminación emocional y las fugas emocionales que oxidan nuestro ser y nuestro estar aunque debemos mantenernos firmes y con voluntad para, desde la conciencia, buscar la máxima autenticidad en lo que incorporamos a nuestras vidas.

Nadie hará por nosotros lo que no hagamos nosotros mismos así que ahora es el momento de actuar y de moverse. Desde este post ¡os animamos a comenzar!

1368205_82434664

“¿Qué vas a hacer con tu vida para que tenga un sentido, para que vivirla haya dejado una huella en la infinitud del tiempo?”  Sergio Sinay.