Límites, ¿para qué?

Sócrates decía que un hombre desenfrenado no puede inspirar afecto a otro hombre ya que es insociable y cierra la puerta a la amistad. Un niño sin límites, que no sabe frenar a tiempo su ira ni controlar su mal genio, tiene dificultades para poner en juego sus habilidades.

Los límites, en lugar de oprimir, liberan. Son marcos de referencia que facilitan nuestra propia construcción y la convivencia con los demás, la exploración, la creatividad y el abordaje positivo de los cambios. Tenemos libertad porque tenemos límites. Para salir de los límites es preciso tenerlos y conocerlos.

Nuestros niños tendrán que rehacerlos, superarlos o redefinirlos en un trabajo de evolución personal. El resultado de este trabajo será una persona que podrá gozar de la vida, dar amistad y amor y se sentirá más equilibrada y segura de sí misma.

Los límites son necesarios para:

  • Definir un espacio de crecimiento donde el niño pueda construirse con seguridad.
  • Señalar pautas de conducta que favorezcan una mejor adaptación al entorno.
  • Regular la convivencia diferenciando los espacios propios y los de los demás.
  • Facilitar el autocontrol emocional dotando al niño de estrategias para gestionar sus emociones.
  • Favorecer la construcción del sentido moral e individual fomentando valores como la libertad, el respeto y la responsabilidad.
  • Permitir el trabajo de trascenderlos, cambiarlos, poner otros nuevos, revisarlos y recuperarlos si se cree conveniente.

La permisividad y la falta de límites es causa de desorientación y de inseguridad puesto que el niño carece de referentes para orientar su conducta. Su autocontrol será bajo y puede convertirse en una persona débil con poca tolerancia a las frustraciones y graves dificultades para enfrentar los problemas y gestionar la incertidumbre y el caos.

En Centro Abierto de la Fundación Tomillo, en concreto en el Instituto de Ecología Emocional de Madrid, llevamos a cabo diversos programas en los que promovemos con los niños y jóvenes rutas para crecer, para hacer camino. Una ruta orienta pero no obliga. Permite que escojas en qué dirección ir. La ruta muestra opciones y avisa de peligros o recursos.

En nuestros programas aplicamos la siguiente Fórmula = Respetar su espacio de ser y de crecer + fomentar que vivan vidas íntegras + libertad y responsabilidad + permitirles tomar sus propias decisiones y cometer sus propios errores.

Si estas interesado en ampliar esta información, haz click en este enlace: Programa Exploradores Emocionales

“¿Qué es un niño?  Un explorador”     Desmond Morris

IMG_1275

Anuncios

Son diversos, son especiales, no hay ninguno igual a otro…

Cuentan que, en cierta ocasión, Martin Luther King estaba a punto de dar una de sus famosas conferencias sobre derechos humanos, cuando notó que un niño pequeño de color negro se encontraba al frente de su auditorio. Se sintió sorprendido y preguntó a uno de sus ayudantes al respecto y éste le indicó que había sido uno de los primeros en llegar.

Al terminar su discurso se soltaron globos de diferentes colores al cielo y pudo observar que el niño no dejaba de mirarlos. Esto llamó la atención de Luther King quien abrazándolo lo levantó en brazos. El pequeño lo miró fijamente y le preguntó si los globos negros también volaban hacia el cielo. Martin lo miró dulcemente y le contesto: Los globos no vuelan al cielo por el color que tengan, sino por lo que llevan dentro”

globos en el clieloNuestros niños son diversos, son especiales, no hay ninguno igual a otro, son grandes incógnitas, llevan consigo tesoros escondidos que deberán aprender a encontrar, son la futura generación que heredará la Tierra. ¿Les enseñamos que son seres valiosos? ¿Les explicamos que lo importante a menudo no se ve? ¿Les educamos para que sepan gestionar sus emociones y sean capaces de elevarse y “volar”? Lo importante es invisible a nuestros ojos, lo importante es lo que llevamos dentro.

En ecología emocional proponemos el modelo de educación CAPA que pretende lograr personas Creativas – Amorosas – Pacíficas – Autónomas. Con este modelo proponemos cultivar a la vez cuatro características personales que si actúan sincrónicamente pueden hacer que nuestros niños sean personas más resilientes, capaces de superar las situaciones difíciles de la vida sin romperse por dentro, y disponer de mayores niveles de confianza y equilibrio emocional.

Si somos capaces de educar estas cuatro características, estos niños se convertirán en adultos sanos, equilibrados y con un elevado nivel de bienestar emocional. Para lograrlo es preciso que nosotros mismos trabajemos para llegar a ser adultos CAPA referentes.

Si lo conseguimos, serán capaces de marchar a vivir sus vidas desde el amor y la plenitud, serán valientes y audaces para realizar sus sueños. Entonces sabremos que hemos hecho bien nuestro trabajo como padres o educadores.

Es importante recordar que los niños no son nuestros. Ellos no son nosotros. Sus elecciones serán suyas y también su vida. Son universos en si mismos y tienen cualidades, habilidades, y potencialidades por desplegar. Como padres o educadores podemos proporcionales modelos de persona que viven aplicando valores que favorecen la vida y estrategias de gestión emocional. En ningún caso debemos interferir ni intentar vivir su vida en su lugar. Esto supone cultivar la humildad de reconocer que no tenemos todas las respuestas y el valor de enseñarles que ellos son responsables de construir las suyas. Lo mejor que podemos hacer por ellos es proporcionarles recursos para que puedan ir inventando su vida constantemente y de forma creativa.

Ellos van a convivir con personas que tendrán valores y objetivos diferentes a los suyos y que aplicarán estrategias distintas para enfrentarse a las dificultades. Por lo tanto, es esencial educar su sentido crítico, y proporcionarles unos valores personales sólidos que los capaciten para el diálogo, la tolerancia, la solidaridad y la búsqueda de soluciones creativas a los problemas que se les presenten, sin dejar de ser ellos mismos.

En el Centro Abierto de la Fundación Tomillo, a través del Instituto de Ecología Emocional de Madrid, estamos promoviendo dos programas educativos que tienen que ver con ello:

  • EXPLORA, maletín de recursos de ecología emocional para docentes. Un curso para aprender a gestionar las emociones que se generan en los procesos educativos y donde adquirir herramientas y recursos para ser un modelo de referencia que permita a los niños y niñas mejorar su estilo afectivo. http://bit.ly/1cjBxzX
  • EXPLORADORES EMOCIONALES, una acampada en el Valle del Tiétar para niños y niñas de 8 a 12 años donde abordar entre otras, actividades sobre la gestión de emociones, la expresión corporal, artística, musical, el medioambiente y la atención plena. http://bit.ly/1bGCbH4

Nuestro sueño para el futuro: diversidad, gestión ecológica de los recursos, conciencia ecosistémica. Educación emocional a través de la coherencia mente/emoción/acción.

Éxito de asistencia al taller de Ecología Emocional

1-centro-abierto-post-Taller-Ecologia-Emocioal

Completamos el aforo máximo de la sala, hasta 75 personas, en el taller gratuito de Ecología Emocional impartido por Jaume Soler el pasado sábado 21 de septiembre en Centro Abierto. Entre el público encontramos tanto personas que sentían que puede ayudarles en su vida y crecimiento personal como profesionales que buscan en este Máster ampliar su formación laboral.

Una charla informativa en la que vivimos buenas sensaciones y brilló la participación de los asistentes. Jaume explicó en qué consiste este área y asesoró a los allí presentes acerca de la Ecología Emocional, concepto que el mismo acuñó junto a Mercè Conangla en el año 2003. El arte de transformar y dirigir nuestra energía, de manera que tenga un impacto que mejore nuestro crecimiento personal, la calidad de nuestras relaciones y un mejor cuidado de nuestro mundo.

Un planteamiento que nos ofrece un marco nuevo y creativo para la educación emocional y que se ha convertido en una de las propuestas más elaboradas actualmente en la oferta formativa destinada al crecimiento personal. Entre sus ámbitos de aplicación descubrimos los ecosistemas de salud, educación y familia, organizaciones y empresas.

El Máster (1º curso y 2º curso) dará comienzo el próximo 18 de octubre. Puedes ampliar la información haciendo click aquí.