Zanahoria, huevo o café

Hoy compartimos un relato que habla sobre como respondemos ante la vida cuando la adversidad llama a nuestra puerta.

Zanahoria, huevo o café

Una hija se quejaba con su padre acerca de la vida y se lamentaba de que las cosas no le salían bien. No sabía cómo hacer para seguir adelante porque sentía que desfallecía y se iba a dar por vencida. Estaba cansada de luchar y luchar sin obtener ningún resultado. Parecía que cuando solucionaba un problema, aparecía otro.

Su padre, un chef de cocina, la llevó a su lugar de trabajo. Allí tomó tres ollas con agua y las colocó en el fuego. Pronto el agua de las tres ollas estaba hirviendo. En una colocó zanahorias, en otra colocó huevos y en la última granos de café. Las dejó hervir. Sin decir una palabra, sólo miraba y sonreía a su hija mientras esperaba.

Su hija, esperó con impaciencia, preguntándose qué hacía su padre. A los veinte minutos su padre apagó el fuego. Sacó los huevos y los colocó en un recipiente, sacó las zanahorias y las colocó en un plato y finalmente colocó el café en un tazón.

Mirando a su hija, le pregunto: ¿qué ves? huevos, zanahorias y café le contestó ella.

La hizo acercarse y le pidió que tocara las zanahorias. Ella lo hizo y notó que estaban blandas. Luego le pidió que tomara un huevo y lo rompiera. Después de quitarle la cáscara, observó que el huevo estaba duro. Luego le pidió que probara el café. Ella sonrió mientras disfrutaba de una exquisita taza de la deliciosa bebida.

Sorprendida e intrigada la hija le preguntó: ¿Qué significa todo esto, padre? Él le explicó que los tres elementos habían enfrentado la misma adversidad: ¡agua hirviendo! Sólo que habían reaccionado de forma diferente.

La zanahoria llegó al agua fuerte, dura pero después de pasar por el agua hirviendo se había hecho blanda y fácil de deshacer. Los huevos llegaron al agua siendo frágiles, su cáscara fina protegía su interior líquido, pero después de estar en el agua hirviendo se habían endurecido. Los granos de café, sin embargo, eran únicos después de estar en agua hirviendo habían cambiado el agua.

¿Cuál eres tú? le preguntó a su hija.

zanahoria huevo cafe

Anuncios

Una leyenda hindú

Una vieja leyenda hindú explica que hubo un tiempo en el que todos los hombres eran dioses. Pero se dice que abusaron tanto de su divinidad que Brahma, el Dios Supremo, decidió quitarles el poder divino y esconderlo en un lugar inaccesible. El gran problema fue encontrar el escondite apropiado. Cuando los dioses menores fueron convocados para resolver el dilema, propusieron:

– Vamos a enterrar la divinidad del hombre bajo la tierra.

Brahma respondió:

– No será suficiente. Cavará y cavará y al final la encontrará.

Entonces los dioses propusieron:

– Entonces, podemos tirar la divinidad a lo más profundo de los océanos.

Brahma respondió:

– No, pues tarde o temprano el hombre explorará las profundidades de los océanos y, seguramente, un día la encontrará.

Entonces los dioses menores dijeron:

– No sabemos dónde esconderla. Parece que no hay un lugar en el cielo ni en la tierra, ni en el mar, donde no pueda descubrirla algún día.

Y Brahma dijo:

– Eso es lo que haremos con la divinidad del hombre. La vamos a esconder en lo más profundo de sí mismo. Será el único lugar donde nunca se le ocurrirá buscar.

Desde la noche de los tiempos, dice la leyenda, el hombre ha dado la vuelta a la tierra, la ha explorado, escalado, navegado y cavado, en busca de algo que tiene en su interior.

foggy_wood

Cómo estan conectados los hilos

Hoy nos gustaría compartir con todos vosotros un hermoso pensamiento sobre la vida. Su autor, sostuvo que mediante la introspección era posible acceder al conocimiento esencial del yo.

“La vida se puede comparar a una tela bordada. En la primera mitad del recorrido vemos la parte del derecho, pero en la segunda vemos la parte del revés, y esta ya no es tan bella como la primera, aunque sí mucho más instructiva, puesto que nos permite conocer cómo están conectados los hilos entre sí”.  

Schopenhauer

¿Qué os parece? ¿No es precioso? La magia de ver las conexiones e iluminar la parte oscura. El comprender, entender, … detectar nuestros nudos para adquirir sabiduría.

tela por detras