Desde los afectos

A través de las palabras expresamos nuestros sentimientos y afectos. Cuando las palabras son dichas de verdad, desde el silencio, la reflexión profunda y desde el corazón nos ayudan a abrir puertas y ventanas a la experiencia y a la vida.

Desde los afectos

¿Cómo hacerte saber que siempre hay tiempo?

Que uno tiene que buscarlo y dárselo.
Que nadie establece normas, salvo la vida.
Que la vida sin ciertas normas pierde formas.
Que la forma no se pierde con abrirnos.
Que abrirnos no es amar indiscriminadamente.
Que no está prohibido amar.
Que también se puede odiar.
Que la agresión porque sí, hiere mucho.
Que las heridas se cierran.
Que las puertas no deben cerrarse.
Que la mayor puerta es el afecto.
Que los afectos, nos definen.
Que definirse no es remar contra la corriente.
Que no cuanto más fuerte se hace el trazo, más se dibuja.
Que negar palabras, es abrir distancias.
Que encontrarse es muy hermoso.
Que el sexo forma parte de lo hermoso de la vida.
Que la vida parte del sexo.
Que el por qué de los niños, tiene su por qué.
Que querer saber de alguien, no es sólo curiosidad.13442233_1043368755740320_3484786436530290309_n
Que saber todo de todos, es curiosidad malsana.
Que nunca está de más agradecer.
Que autodeterminación no es hacer las cosas solo.
Que nadie quiere estar solo.
Que para no estar solo hay que dar.
Que para dar, debemos recibir antes.
Que para que nos den también hay que saber pedir.
Que saber pedir no es regalarse.
Que regalarse en definitiva no es quererse.
Que para que nos quieran debemos demostrar qué somos.
Que para que alguien sea, hay que ayudarlo.
Que ayudar es poder alentar y apoyar.
Que adular no es apoyar.
Que adular es tan pernicioso como dar vuelta la cara.
Que las cosas cara a cara son honestas.
Que nadie es honesto porque no robe.
Que cuando no hay placer en las cosas no se está viviendo.
Que para sentir la vida hay que olvidarse que existe la muerte.
Que se puede estar muerto en vida.
Que se siente con el cuerpo y la mente.
Que con los oídos se escucha.
Que cuesta ser sensible y no herirse. 
Que herirse no es desangrarse.
Que para no ser heridos levantamos muros.
Que sería mejor construir puentes.
Que sobre ellos se van a la otra orilla y nadie vuelve.
Que volver no implica retroceder.
Que retroceder también puede ser avanzar.
Que no por mucho avanzar se amanece más cerca del sol.
¿Cómo hacerte saber que nadie establece normas, salvo la vida?

Mario Benedetti

Anuncios

Acoger y desprendernos EL KOLAM

El Kolam es una tradición en el sur de la India. A primera hora de la mañana, cuando el sol asoma, la persona de la casa abre la puerta, saluda el amanecer y, después de haber limpiado muy bien el suelo que hay ante su puerta, hace un dibujo. Suele ser una figura geométrica. Aparecen espirales, círculos y cuadrados engarzados de forma armónica y equilibrada. Pueden hacerse usando simplemente tizas, o bien, de forma más elaborada, con pigmentos naturales, harina, y polvo de piedra de tonos variados. El dibujo dependerá de la inspiración de la persona que lo realiza. Mientras lo está creando, va agradeciendo mentalmente todo lo que valora en su vida, buscando tantos motivos como pueda.

Dicen que hacer este dibujo es abrirse a la buena suerte. Al mismo tiempo es una bienvenida a la persona que llega a la casa, una cálida acogida. Es una muestra de agradecimiento y un canto al nuevo día. Significa estar abierto a todo lo nuevo que va a llegar y tomar conciencia de la oportunidad de vivir las nuevas venticuatro horas que el día nos regala.

Lo más interesante de todo es que por lindo, laborioso y perfecto que haya quedado el dibujo, se cambia a diario. Al siguiente amanecer, temprano, se borra el dibujo del día anterior, se limpia el suelo y se procede a realizar uno nuevo. No viven de lo que dibujaron el día anterior. Ayer fue ayer y ya pasó. Hoy es hoy y requiere su propio tema, su propio dibujo, su propio esfuerzo, su propio contenido.

Cada amanecer nuestra vida vuelve a empezar. ¿Cómo inicias tu día? ¿Qué acoges cada día que nace? ¿De qué te desprendes?

Te proponemos conectarte a la gratitud y hacer un Kolam mental, antes de empezar el día.

kolam

“Un día más es un regalo inmerecido, un nuevo marco para escribir la más bella de las historias: la propia” Francesc Torralba.