Un puente con dos direcciones

Hoy proponemos en este post un tema que estamos abordando en los Grupos de Crecimiento Personal “Elabora el libro de tu vida”, que se desarrollan en el Centro Abierto Tomillo. En las últimas sesiones el poder de las palabras ha resultado protagonista.

Las palabras son importantes y poderosas porque pueden ser fuente de crecimiento y consuelo, o de sufrimiento y bloqueo. Por este motivo, debemos utilizarlas bien y no hablar por hablar y sin pensar. Se trata de que lo que digamos tenga su raíz en el silencio, en el pensamiento reflexivo y en el corazón.

A partir de las palabras se generan creencias y, cuando éstas se consolidan, mueven o paralizan determinadas conductas. Y, en función de nuestras conductas, se producirán unas consecuencias beneficiosas o destructivas para nosotros.

La gestión adaptativa que proponemos desde la Ecología Emocional consistiría, en tomar conciencia de cuáles son los mensajes tóxicos que dirigimos, más a menudo, a nosotros mismos y al resto de personas con las que nos relacionamos. Una vez detectados los mensajes, podemos transformarlos a fin de que la energía emocional que generan esté dirigida a la mejora personal.

Unos ejemplos:

  • Eres demasiado joven para entenderlo – Es interesante que me hagas esta pregunta
  • En ningún lugar estarás mejor que aquí. –Aquí estas bien, pero durante tu vida encontrarás muchos lugares y personas estupendas.
  • ¡Eres un desastre! – Inténtalo de nuevo.
  • Deberías ser más rápido, inteligente,… – Estoy convencido de que puedes mejorar.
  •  ¿Qué me vas a contar que yo no sepa? – ¿Qué propones tú? ¿Por qué crees que esto es mejor?

 En el proceso de comunicación, tanto el lenguaje no verbal como las palabras son los vehículos que transportan nuestros pensamientos y sentimientos. Toda comunicación supone un puente con dos direcciones que permite el intercambio y el encuentro.

Aprender a convivir en el desacuerdo es fundamental. ¿Qué ideas o visiones no compartimos? Acordar el desacuerdo y verbalizarlo es el primer paso para poder llegar a nuevos acuerdos de convivencia. Es imposible solucionar lo que no ha sido claramente definido, lo que no se quiere saber, o lo que no se quiere oír.

¿Con qué tipo de palabras queremos comunicarnos?

letras

“Un lenguaje consciente es un lenguaje responsable” Sergio Sinay

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s