Una invitación a alimentar la curiosidad

Las emociones son parecidas a un gran caudal de energía que, bien orientado, puede generar efectos muy positivos pero que, dejado “a su aire” o mal dirigido, puede paralizar o destruir. La educación de la dimensión afectiva unida a un buen trabajo de educación intelectual y visión crítica nos permitirá construirnos más humanos, más capaces de mejorar y desarrollarnos a nosotros mismos y a nuestro mundo.

Desde el Instituto de Ecología Emocional de Madrid tenemos muy presente que educamos a nuestros hij@s mediante los modelos que damos, por ello es importante tener presente la necesidad de marcar los límites de un territorio que tenga las condiciones adecuadas para que puedan desarrollar las competencias emocionales necesarias para el buen vivir.

Con este motivo hemos elaborado un programa de actividades para niños y niñas de 8 a 12 años “COSQUILLAS PARA EL CORAZÓN” cuyo objetivo es enseñarles a vivir en todo tipo de paisajes y climas emocionales. Se trata de una invitación a alimentar su curiosidad, a aprender, a crear y a ilusionarse por vivir. Un espacio donde  generar, a través de diferentes herramientas, experiencias de aprendizaje y estímulos que faciliten:

  • Conocer aspectos de su mundo interior que a veces no se expresan con claridad.
  • Tomar consciencia del impacto que supone la expresión emocional propia en los demás.
  • Comprender que todo puede transformarse y mejorar.
  • Aprender a reconocerse y quererse a uno mismo.
  • Desarrollar habilidades que favorecen la convivencia: empatía, tolerancia, solidaridad.
  • Apreciar la amistad y el compañerismo como fuente de felicidad.
  • Potenciar la creatividad y la imaginación.

Los niñ@s necesitan entusiasmo “Esa es la manera de aprender lo más posible, cuando uno está haciendo algo con tanto placer que no se da cuenta de que el tiempo pasa” Albert Einstein.

La metodología de este programa está basada en “aprender haciendo”, los niños son creativos por naturaleza y cuando pasan tiempo jugando son capaces de autorregular, observar y comprender las emociones para a continuación ajustarlas en consecuencia.

Estamos convencidos de que la felicidad depende, en gran medida, del aprendizaje en gestión emocional. Goleman ya comentaba hace unos años que “Las emociones y los sentimientos son esas partes de nuestra vida que nos impulsan a actuar para conseguir nuestros deseos y satisfacer nuestras necesidades”

Cosquillas para el corazón

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s