Cuando tu elección define el nivel de profundidad de vida

Tras la pausa veraniega os invitamos a poneros el traje de neopreno, ajustar el regulador, colocaros las gafas de buceo y calzaros las aletas. La propuesta de hoy es sumergirnos y continuar abordando la gestión de nuestro mundo emocional a través de la exploración de los distintos niveles de profundidad de nuestra vida.

“Tres mariposas nocturnas vuelan alrededor del fuego.

La que está más lejos dice: -Conozco la luz del fuego.

La segunda se acerca a la fogata: -Experimento el calor del fuego.

La tercera se lanza a las llamas: -Vivo el fuego.”

Hay quienes hablan de la vida basándose en las informaciones y conocimientos adquiridos por otros. Esto es un primer nivel, puramente intelectual, pero carente de experiencia.

Hay quienes se acercan a las situaciones y personas con cierta timidez, interesados, pero a la vez temerosos del impacto que pueden causar en su vida. Experimentan, pero retroceden cuando su intensidad puede poner en peligro su situación actual. Este sería el segundo nivel.

Aquellos quienes se lanzan a las llamas de la vida, las viven y se arriesgan y comprometen totalmente, además de compartir generosamente sus dones conforman el tercer nivel. Son las personas que dejan huella en el mundo porque son ellas mismas.

Y tú ¿Conoces, experimentas o vives? ¿Qué profundidad tiene tu vida?

Desde el Centro Abierto queremos ofrecerte dos propuestas que te facilitarán explorar, conocer y transformar, si este es tu deseo, el nivel de profundidad en que actualmente estás viviendo:

  • Grupo de Crecimiento Personal “ELABORA EL LIBRO DE TU VIDA”. Un grupo que se reúne quincenalmente y que facilita la adquisición de herramientas de gestión emocional y de habilidades de comunicación y de relación. Haz clic aquí para ampliar información
  • V Edición “Máster Ecología Emocional”. Un curso que aporta una nueva forma de entender y gestionar las emociones en diferentes ámbitos: salud, educación, familia, organizaciones y empresas. Haz clic aquí para ampliar información

Vivir supone asumir riesgos. Amar comporta confiar, aceptar nuestra vulnerabilidad y, aun así, abrirnos a los demás. Una forma de encontrar sentido al viaje.

iceberg 2

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s