Un Modelo de Orientación Psicopedagógica (3ª parte)

08-centro-abierto-post-Casos-jovenes-soluciones-Pedagogia-Sistemica-parte-1-de-2)Ejemplificación de un caso: “El caso de Mireia”. A esta alumna cuando inició la ESO, se le asignó un grupo de refuerzo de las áreas de instrumentales siguiendo las indicaciones de los maestros de primaria de que tenía muchas lagunas y un aprendizaje lento, para atender sus necesidades. En las entrevistas con la familia no se detectó ninguna situación extraña, es hija única, unos padres muy cuidadosos y atentos. A lo largo del curso fue mejorando su actitud y el rendimiento académico.

En segundo de la ESO se consideró que podía seguir perfectamente el ritmo de la clase ordinaria, según valoración y decisión de todo el equipo docente. A lo largo del curso sus resultados empeoraron mucho en el segundo trimestre, suspendió siete asignaturas. Su tutora, hizo la derivación y pidió la intervención del departamento la psicopedagogía. Dado que ya conocía a la familia, se hizo una intervención urgente y la familia me explicó un hecho dramático que acababa de pasar: Se había suicidado un sobrino de la madre, o sea un primo de Mireia y la madre explicó que estaba muy pendiente de ayudar a su hermana (madre del chico muerto) a superar el golpe. Ellos veían claro que los bajos resultados de Mireia se debían a este golpe familiar en el que estaban todos implicados.

Se recomendó a los padres ayuda terapéutica para procesar todo lo que había pasado puesto que corrían el riesgo de quedar atrapados en esto, la madre mostraba una actitud exagerada hacia su hermana como si la tuviera que salvar y en la configuración  sistémicas con los muñecos se nos mostró que no miraba a su hija, estaba totalmente volcada hacia su hermana y le dije: “si no puedes mirar a tu hija, ella tendrá cada vez más síntomas, se ha quedado sin primo, sin mama y sin tía, es cómo si se hubiera parado el reloj en esta familia “.

El padre estaba bastante preocupado, tenían la información y se marcharon, sabían que tenían que resolver esto. Daba la impresión que la madre no escuchaba la gravedad de lo que le estaba pasando a su hija y decía ya se le pasará.

Acabó el curso y suspendió 3 asignaturas. Se habló con la tutora de lo que estaba pasando y se recomendó que en tercero volviera a ir a refuerzo en las instrumentales puesto que había perdido mucho el ritmo y en un grupo reducido estaría más cuidada y motivada. El equipo docente no lo veía claro y los padres tampoco y la pusieron en un grupo ordinario. En el primer trimestre suspendió nueve asignaturas, lo que solemos llamar un suicidio académico, y mostraba conductas muy pasotas y desafiantes con algunos profesores.

De nuevo la tutora me derivó el caso y cuando vino la familia, la madre ahora sí estaba muy preocupada, le dije: “tu hija hará lo que haga falta para que vuelvas a mirar a la vida”. Comentaron que desde hacía dos años todos los fines de semana iban a casa de la hermana y que no tenían vida de familia, se echó a llorar, sentí que había tocado fondo y se había dado cuenta de lo que tenía que hacer.

Entonces expresan que Mireia no podía seguir en la clase ordinaria y que hablara con el equipo docente para que la pusieran en un grupo adaptado de proyecto que tenemos para hacer el rescate académico. Ellos no habían querido cuando se les ofreció a principios de curso, el profesorado estaba muy reticente a hacer tantos cambios. Se le transmitió esta información a la tutora y después de muchas valoraciones y discusiones dentro del equipo de proyecto, que tampoco querían una incorporación tardía, la aceptaron en el grupo de Proyecto.

Paralelamente hice un par de entrevistas con Mireia para explicarle el gran amor de su suicidio académico y que ya era suficiente, su madre ya se había dado cuenta, había necesitado hacer un luto un poco largo y ahora ya estaba más presente. Estaba muy contenta, le dije que le ofrecíamos ir a refuerzo y que era una gran oportunidad que podía  aprovechar. Se comprometió, hicimos un seguimiento con la tutora que me fue diciendo que estaba muy trabajadora y tranquila y aprobó Tercero de ESO con una media de Bien.

La familia estaba muy tranquila y contenta. Todo presagia que ya ha pasado la tormenta y que el próximo curso podrá hacer terminar la ESO en el Proyecto y que se podrá sacar el graduado sin problemas. En este caso, se ve como esta alumna estaba abocada al fracaso escolar, cómo ha sido “la conversación” continúa entre todos los implicados, tutores, equipo docente, psicopedagoga, familia y alumna hasta llegar a transformar la situación hacia el éxito.

El trabajo continuado dejando fluir los contextos, ordenando la información que se va produciendo, hace que en muy pocas entrevistas, dos con los padres y dos con la alumna, y las continúas conversaciones con la tutora y con el equipo docente han hecho posible el rescate emocional y académico de Mireia siguiendo unas propuestas de actuación que miran a la familia (pautas terapéuticas) a la alumna como persona y sus necesidades educativas especiales.

Mercè Traveset Vilaginés, Maestra y Psicóloga, Psicopedagoga Inst. Viladecavalls (Barcelona) Directora Área Pedagogía Sistémica IG

Para acceder a la información sobre el curso Especialista en Práctica Clínica de Psicología Sistémica, desde las Constelaciones Familiares puedes hacer click aquí.

Para leer la 2ª parte Un Modelo de Orientación Psicopedagógica puedes hacer click aquí.

Para leer la 1ª parte Un Modelo de Orientación Psicopedagógica puedes hacer click aquí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s